El boletín Titus Brandsma es una pubblicación bianual de la Comisión Internacional de Justicia Paz e Integridad de la Creación. Está editado por Antonio Silvio da Costa Junior, O. Carm., Secretario de la Comisión.

CITOC

n. 2   abril - junio 2003


.

Diez aproximaciones a la misión de Justicia y Paz en la Orden Carmelita: una declaración de ideales

Los Carmelitas tienen un fuerte sentido de la justicia, tanto ad intra como ad extra. Entienden que la justicia tiene varios significados: es una virtud de Dios ; es la expresión urgente y necesaria del amor por las necesidades de hoy; es la existencia de relaciones justas.

Los Carmelitas aman a los pobres, a los materialmente pobres y a los que es difícil amar: los inmigrantes, aquellos cuyo comportamiento es visto como anti-social, aquellos cuya existencia molesta. Reconocen también los nuevos rostros de la pobreza y se esfuerzan por ser solidarios con todos los pobres.

Los Carmelitas se enorgullecen de su carisma y son entusiastas de su tradición espiritual. Por este carisma y tradición Carmelitas han aprendido a mirar con los ojos de Dios y a amar con el corazón de Dios. Son personas de profunda y constante oración. Son generosos y abiertos para construir buenas relaciones con los demás , dentro y fuera de la comunidad. Defienden la imagen de Dios por la resistencia de toda manipulación de Dios y de la religión por personas con intereses personales y por la defensa de la dignidad de todo ser humano, porque todos han sido creados a imagen y semejanza de Dios.

Los Carmelitas sobresalen por su hospitalidad que se extiende a todos pero especialmente a las personas necesitadas. Los Carmelitas son globales en sus actitudes y lenguaje y aprecian la cultura y los talentos de aquellos que ven como diferentes a ellos.

Los dirigentes de la Orden tienen profundas convicciones sobre nuestro compromiso por la justicia y por los pobres y lo comunican mediante sus decisiones y discurso. La dirección en la Orden se ejerce siempre asegurando a todos los miembros de la Orden un adecuado acceso al conocimiento de nuestro carisma y tradición , que algunas partes de la Orden disfrutan casi exclusivamente en este momento.

La segunda parte, lo que falta de "Aproximaciones a la Paz y la Justicia en la Orden Carmelita", continuará en el próximo número del Boletín Tito Brandsma, el de octubre - diciembre de 2003 de CITOC.



Información sobre el agua según la Declaración de la Naciones Unidas

 

"Tuve sed y me diste de beber" ( Mt 25,35)

       

Se ve en las palabras de Jesús que ya en el tiempo bíblico el agua era un bien que se podía de algún modo privatizar. Jesús identifica el gesto de ofrecer de beber como una obra de salvación, una acción de justicia. Podemos comprender, de los detalles de la historia , que se reconoce la necesidad del agua y las dificultades respecto a su uso y reparto eran conocidas. Una historia nunca acabada y que actualmente saca a relucir las estadísticas de algunos estimadores que hablan del 40% de la población mundial sin acceso al agua en cantidad suficiente para vivir. Este número estadístico aumenta cuando se habla del agua potable.

En este año dedicado al agua, la cuestión de la propiedad del agua se presenta como un escándalo humano. Mantener el agua como un recurso natural limitado, retenerla como un bien para posible comercialización de la misma; ¡el valor esencial del agua se vuelve un valor de mercado! Pues bien, el desafío ético que encontramos es el de hacer reconocer el agua como un bien común de la humanidad y por ello es de derecho humano para todas las personas sin discriminación alguna, "sin si y sin pero", esto es, sin excusas para hacer un reparto discriminatorio. ¡Están de más! El agua forma parte fundamental del sistema ecológico del planeta, además de ser una necesidad humana. Por lo tanto, nuestra responsabilidad como agentes de JPIC se extiende y se hace más global.

En las últimas Cumbres Internacionales se ha discutido mucho sobre el tema, ya que el acceso al agua es un problema que se va haciendo más dramático, no sólo por causa natural, sino por la progresiva privatización, ya sea de tratamiento ya de distribución. Es un hecho que en muchos países los recursos del agua son desviados por grandes corporaciones privadas por medio de canales y otros medios, dando privilegio a sectores industriales, agricultura de exportación, turismo, etc. antes que el uso necesario de la población local. Esto produce una indignación ética al constatar que la vida es poco considerada frente al mercado o el turismo. ¡Hablamos aquí de la vida! ¡Vida humana! ¡Vida de los pobres! Vida de la naturaleza estropeada por esta interferencia ambiental.

Podemos reconocer a la ética una tarea transformante que en un primer momento se identifica con una realidad que genera una indignación de los valores éticos en juego hasta encontrarse un consenso ético que favorezca la salvaguardia o conquista de un bien ético. En este caso, la

indignación ante los abusos y exclusiones en el acceso al agua y en su preservación exige una solución que defienda el bien de la vida en clave humana y ecológica. A los cristianos y personas de buena voluntad les espera un papel importantísimo en este momento crítico en razón de la contribución de humanidad que podemos ofrecer.

Algunos puntos de reflexión para la reflexión ética en la relación del tema "AGUA": 1) ¿el verdadero problema es la escasez de agua en el planeta o la degradación de las reservas hídricas? ; 2) las decisiones que velan por el agua como un bien común esencial exigen la participación de la población; 3) los problemas sanitarios de la purificación y distribución del agua según la aplicación futura representan un desafío político, más bien que científico. Por ello van regulados por la justicia y por el derecho público; 4) el diálogo es insustituible y compromete a todos los sectores de la comunidad local, para garantizar la transparencia y la verdad de la información con vista a la preservación de los valores humanos y culturales de una región; 5) un arraigo ético en la atención del tema del agua es garantía de presente y futuro de vida de nuestra planeta azul.

Antonio Silvio da Costa Junior, O.Carm.

Para más información ver: www.wateryear2003.org (then choose "Espanol")


Vínculos Carmelitas
- información sobre los temas de justicia y paz en el mundo


Sitio web ONG Carmelita:

Inglés: carmelites.info/ngo
Español : carmelitas.info/ong
Italiano: carmelitani.info/ong

Europa:

información sobre la situación en Palestina

P. Rainer Fielenbach OCarm.
Karmelitenkloster Springiersbach
Karmelitenstr. 2
54538 Bengel-Springiersbach

Tel. 06532-93950
Fax 06532-939580
Karmel.Springiersbach@t-online.de

Estados Unidos de Norteamérica: Información sobre los temas de justicia y paz en la región

Nelson Belizario, O. Carm.
nbelizario@toledodiocese.org

Global Network For Justice

www.globalnetwork4justice.org
gcnfj@loyno.edu

Latinoamérica

Información sobre los temas de justicia y paz

frei Gilvander Luis Moreira, O. Carm.
Rua Grão Mogol 502
30310-010 Belo Horizonte MG
Brasil

Tel (031) 3221 3055
Fax: (031) 3227 4688
gilvander@veloxmail.com.br

Australia y Timor Leste:

Información sobre los temas de justicia y paz

JUSTICE DESK
Carmelite Province of Australia and Timor Lest
Ken Petersen, O. Carm.
sansomed@lexicon.net.au


Contra la guerra en Irak: un mensaje del Centro de Estudios Biblicos (CEBI)

Nosotros, reunidos en el Consejo Nacional en nuestro 57º encuentro, del 26 al 28 de marzo de 2003, en São Leopoldo/RS, declaramos:

"Felices quienes trabajan por la paz porque serán llamados hijos de Dios" ( Mt 5,9). Aquellos que hacen la guerra, destruyen la paz y no son capaces de actuar en el nombre de Dios. Hacer la guerra "preventiva" para construir la paz es lo mismo que usar el sol para mojar y la lluvia para secar. Usar el nombre de Dios para legitimar la violencia y la muerte es la idolatría de la peor clase, ya que el Dios que Jesús nos reveló es Padre y Madre que construye nuevas relaciones de fraternidad. Su objetivo final es la paz que es el fruto de la justicia ( Is 32,17).

Cuando renovamos nuestro compromiso por la vida, rechazamos y traemos a la luz esta absurda y satánica guerra y llamamos a todas las personas que se unan para volver a construir nuevas relaciones que nos llevarán a la paz. Paz no como nos la da el mundo, sino la paz de Cristo ( Jn 14,27). Cristo es nuestra paz. El destruyó los muros de la división ( Ef 2,14).


VOLVER A EL INDICE
 

INDICE DE LOS SITIOS WEB CARMELITAS
carmelites.info  |  carmelitas.info  |  carmelitani.info