n. 1   enero - marzo 2007
.


Un S. Francisco de Asís entre nosotros

Aunque su nombre es el del gran misionero Francisco Javier, su vida está un poco más cerca del gran S. Francisco de Asís. Francis Xavier Nguyen Xuan Chinh, uno de los carmelitas del Vietnam, ama la música (fue director del coro de su parroquia) y sabe tocar la guitarra, los tambores y la armónica ("no bien, sino por entretenimiento") y le gustan los deportes. También es muy aficionado a los animales- toda clase de animales-

"Cuando yo estaba en la Casa de Santa Teresa, casa del prenoviciado Carmelita, cuidaba de los pájaros. Tenía quince clases diferentes de pájaros. Me encantaba su canto cada mañana y tarde. Particularmente siempre que regresaba de la escuela, trabajo o tutoría, me sentía cansado y aburrido, pero cuando miraba a los pájaros, y escuchaba su canto y vuelo, de repente me sentía mejor y disfrutaba con ellos. "

"En ese tiempo no había estudiado espiritualidad carmelita de modo que no relacionaba mi afición a la misma. Pero observar a los animales me hacía recordar el Cántico de Daniel, "Todos vosotros, pájaros del aire, bendecid al Señor. Alabadlo y exaltadlo ahora y por siempre!" Me recordaban lo que yo debía vivir.

"Cuando vivía en la Comunidad de San Eliseus, en los Estados unidos, como prenovicio, iba a pescar con los hermanos. Cuando cogía una pez minúsculo lo ponía en una acuario grande y cuidaba de él durante un año. Poco a poco me di cuenta de que vivo en este mundo, así que tengo que vivir en, por y en medio de la naturaleza. Comprendí que es en los cielos, la tierra, las montañas, los ríos y a través de toda clase de animales y de prójimos y amigos como debía encontrarme con Dios."

"En el noviciado en Middletown, tuve tórtolas. Cuando limpiaba el jardín después del largo y frío invierno me encontraba un nido de ocho huevos de tórtola. Les hacía una nueva casa, plantaba hierba y hacía un jardín de roca. Me parecía como si fuera un pequeño Lago de Middletown. Les dejaba estar hasta que salían del huevo. ¡Eran todos tan preciosos! Comían mucho así que crecían muy deprisa. Me encontraba muy contento al tenerlos en mi propia celda en el noviciado durante todo el año."

"Ahora estoy en el primer año de teología y vivo en Priory of Our Lady of Mount Carmel en Ho Chi Minh City. Tengo dos tanques llenos de peces. Felizmente acabé de tener dos nuevas familias de peces bebés nacidos hace dos semanas. Hay cientos de ellos. Les llamamos los "peces de siete colores." Espero que crezcan bien.

"Cada vez que doy de comer a los peces me lleva a meditar en la gracia de Dios y cómo me cuida a mí hasta ahora. Debería alabar y dar gracias a Dios por mi itinerario carmelita, mi vida y vocación. Como los pájaros, los peces y todas las criaturas de la tierra y del cielo, nos unimos para bendecir al Señor, nuestro Dios, por su amor que dura por siempre."


Francis Xavier Nguyen Xuan Chinh, O. Carm., de pie próximo a su tanque de peces.


El Carmelo rompe los vínculos con la Tierra

Un hombre con muchos talentos- fotógrafo, pintor, escritor y predicador- el Carmelita P. Tom Butler de la Provincia PCM (Inmaculado Corazón de María) estuvo involucrado en la fundación de la parroquia de Sta. Bernadeta, en Houston, Texas. Allí vivió desde                                                                                                                      1977 hasta 1996,como párroco durante los últimos 12 años.

"Una gran cantidad de parroquianos trabajaban para la NASA", dice él. La NASA es el Programa del Espacio de los Estados Unidos. "Son un buen grupo de gente inteligente." Los parroquianos que no trabajaban para la NASA con frecuencia estaban empleados en compañías relacionadas con la industria del espacio.

Por ello parece natural que un sacerdote creativo como el P. Butler se involucrara en la NASA y fuese al espacio sin nunca salir de la Madre Tierra. Algunas veces era un compromiso pastoral, otras era más por afición.

En 1986 cuando el trasbordador espacial Challenger voló brevemente después del despegue y todos los ocupantes murieron, el párroco carmelita dio su respuesta. "Teníamos que hacer algo porque toda nuestra ciudad está implicada en el programa espacial. Llamé a los ministros de la ciudad y les invité a celebrar un oficio conjunto. La estación de radio divulgó el hecho y tuvimos la iglesia a rebosar. Doce estaciones de televisión lo pusieron de manifiesto. También estuvieron presentes algunos astronautas y sus familias.

Pero la mayor parte de la asociación del Padre Tom con el programa espacial ha sido mucho más feliz y con el resultado de que algunas res carmelitana (cosas carmelitanas) hayan ido al espacio exterior. Ahora mucho de todo esto forra las paredes del cuarto bien organizado del P. Tom en el convento carmelita de Tucson, Arizona.

Con propiedad el primer objeto que fue al espacio fue un escapulario del Carmen. El Especialista de la Misión, G. David Low lo llevó a bordo del STS 32, el Columbia, en enero de 1990. El escapulario dio 172 vueltas alrededor de la tierra, viajando a una distancia de 4.509.972 millas.

Al astronauta Bob Cabana, un parroquiano de la iglesia de Sta.Bernadeta, se le hizo ministro eucarístico antes de su vuelo.

"Pensó que era estupendo y ahora cada vez que un parroquiano va a subir le haría ministro eucarístico", dijo Butler, y si le preguntas, con mucho orgullo te enseñará el píxide (cajita donde se guardan las hostias para distribuir la comunión), y el estuche negro, adornado con un pedacito de tela bordado que conmemora la misión espacial en la que el píxide fue al espacio. "Es el píxide que recibí el día de mi ordenación."

Otros artículos que el P. Butler ha enviado a la zona del espacio fueron una pequeña bandera de América, una medalla hecha especialmente para la parroquia de Sta. Bernadeta y el carnet de conducir del fallecido carmelita P. Marius Zadenski. ¿Un carnet de conducir carmelita en el espacio? "Oh, él fue muy querido en la parroquia por lo que, después de su muerte, los astronautas querían llevar algo de él con ellos."

La afición del espacio del P. Tom y su entusiasta apoyo le llevó a ser invitado a la comida anual de la Agencia del Espacio. Una año se le invitó a que hiciera la oración de apertura.

Durante la oración él mencionó "al primer hombre que pisó la luna". Después de la cena se le acercó un hombre para darle gracias por la oración. "Yo soy el primer hombre que pisó la luna", dijo. El P. Tom estrechó las manos a Neil Armstrong.

Se me informó que en el Apollo 8 en 1968, la primera nave que dio la vuelta a la luna, el astronauta Frank Borman llevaba una medalla con la imagen del Papa Juan XXIII y una pieza de la sotana del Papa. Si la Nasa volviera a la luna alguna vez es casi cierto que algún objeto carmelita irá en la nave si es que Tom Butler tiene algo por decir sobre ello.


El escapulario Carmelita que viajó al espacio a bordo de la nave espacial Columbia de los Estados Unidos en enero de 1990 con el certificado de autenticidad.


Brot Backen - Hacer pan

Antes de entrar en la Provincia de Alemania Superior, Bonifatius Dittrich trabajó durante 5 años como panadero. Después de 10 años en la Orden, cuando va a visitar a sus padres, hace pan al modo tradicional en horno de leña.

"En poco tiempo hemos redescubierto todos los "secretos" y ¡hacemos un pan estupendo!", dice él.

Sus padres viven a unos 380 kilómetros del convento Carmelita de Springiersbach, donde Bonifatius vive y trabaja como sastre provincial, haciendo los hábitos Carmelitas. Esta distancia supone que son contados los días en que hacen pan. "Cuando uno de los hermanos va a un encuentro en la casa provincial de Bamberg, aprovecho la oportunidad y a veces voy con ellos. Mientras están en sus reuniones mis padres y yo hacemos pan para el convento."

¿Cuál es tu pan favorito? "Realmente no tengo ninguno favorito. Para mí lo importante es que no tenga conservantes ni otros aditivos. Debo ser natural. Hablo de un pan hecho con levaduras naturales con agua, harina y sal."

La afición de Bonifatius tiene también su lado espiritual. "Tener y hacer pan es algo fundamental para la naturaleza humana. Pienso en el Profeta Elías bajo el árbol. El encuentra el pan cerca de él, cociéndose sobre las ascuas ardiendo. El carbón vivo, el fuego, el calor y el pan son signos de Dios, de amor y de vida. Son necesidades esenciales de la humanidad."

"Martin Luther dijo ‘Dios no es una autoridad inquietante sino un horno encendido’ ¡del que se desborda su amor! Me gusta esta imagen del horno encendido del cual salen las llamas de amor. Si has visto alguna vez un horno trabajando inmediatamente comprendes esta imagen. "Con el sudor de tu rostro comerás el pan" (Gen 3,19). Hacer pan es un trabajo caluroso (y no sólo por las brasas encendidas). Pero , a pesar de ello, hacer pan es una tarea agradable."

¿Algunos planes para el futuro? "Espero construir un horno alrededor del convento pero es una cuestión de coste. El convento ha recibido la invitación de participar en un mercado próximo donde podríamos ofrecer nuestros ‘productos’. Desafortunadamente no tenemos otros productos que vender más que libros. Vender pan podría ser un camino posible para hacer conocer mejor la rama masculina de la Orden. ¡Demasiadas personas sólo conocen la rama femenina de la Orden!"
 


Bonifatius Dittrich, O. Carm., de la Provincia de Alemania Superior, encuentra un aspecto espiritual para hacer pan.


Las aficiones abundan en la Provincia de Indonesia

Desde que era estudiante en Merkelbeek, Holanda, el P. Vollering ha disfrutado jugando al ajedrez. Ahora, a sus 88 años de edad, aún juega. Los carmelitas de Holanda solían tener campeonatos de ajedrez. En el Seminario Menor en Lawang, Indonesia, los carmelitas holandeses jugaban al ajedrez todas las noches, de modo que la afición por este juego fue creciendo para él.

El atractivo por el ajedrez para el P. Vollering es porque le ocupa tiempo y es un buen modo de ejercitar la mente. Ahora que está jubilado juega al ajedrez todos los días desde las 10 hasta las 11,30 con Fray John Sadiman.

A sus 72 años de edad, Fray John Sadiman aún disfruta haciendo rosarios además de jugar al ajedrez. Hacer rosarios es una habilidad que aprendió cuando estaba en el noviciado en Batu, Malang, Indonesia. Hacer rosarios, según el Hermano John , contribuye a desarrollar la propia paciencia, la perseverancia y el silencio. Es también una expresión de su devoción a María, lo cual está muy de acuerdo con la vocación carmelita.

Ahora que disfruta de su jubilación, Fray John hace rosarios durante dos horas cada mañana. Entonces, después de un paseo matutino con el P. Vollering, los dos carmelitas se sientan a jugar al ajedrez.

El Hermano Albert Priyahutama tiene 66 años y cría gallinas y pájaros. Comenzó con esta afición cuando era procurador del convento carmelita de Batu. Desde luego esta afición estaba muy relacionada con su trabajo. Pero su interés por la crianza de animales fue creciendo cuando estaba en Flores, Indonesia, desde 1995 a 2004. Allí tuvo cerdos, cabras y gallinas. Mucha gente venía a comprar los animales por lo que la afición se convirtió en un negocio.

Fray Alberto admitía que la reproducción de animales tiene un efecto positivo para él. Aprendió a ser más diligente y paciente consigo mismo y con los demás. Experimentaba una tranquilidad de corazón y algo de contemplación mientras cuidaba de los animales.

Desafortunadamente las gallinas de Fray Alberto tuvieron que ser eliminadas debido a la llegada de la "gripe aviar", enfermedad muy peligrosa.


Fray Albert Priyahutama, 66 años, cría gallinas y pájaros. Desafortunadamente las gallinas de Fray Alberto tuvieron que ser eliminadas debido a la llegada de la "gripe aviar", enfermedad muy peligrosa.

P. Piet Vollering, 88 años de edad, y el H. John Sadiman, 72 años de edad, se hicieron grandes amigos. Todas las mañanas realizan un paseo y después juegan una partida de ajedrez juntos, aunque cada uno tiene su propia afición.



VOLVER A EL INDICE POR 2007   |   VOLVER A EL INDICE PARA ESTE NUMERO


INDICE DE LOS SITIOS WEB CARMELITAS

carmelites.info  |  carmelitas.info  |  carmelitani.info