n. 4   julio - agosto  2002
 


NOTICIAS DE LA ONG CARMELITA - COMMENTOS
.

EL CAMINO HACIA JOHANNESBORGO:
POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PARTICIPACIÓN EN LAS CONFERENCIAS DE LAS NACIONES UNIDAS

Unas 30. 000 personas estuvieron presentes en la II Conferencia de Estambul donde se trataron los problemas del ‘hábitat’. Alrededor de 50.000 estuvieron presentes en Beijing donde se habló de los derechos de la mujer. Unos 47.000 estuvieron en Río de Janeiro donde se trató de encontrar una igualdad para la áreas económicamente sumergidas de la tierra.

Para algunos pueden parecer una pérdida de tiempo todos los mensajes de las Naciones Unidas desde 1990. Pero todos ellos miran al futuro de la humanidad.

Ya desde 1990, con la participación de Presidentes, Primeros Ministros y Jefes de Estados de distintas naciones, se plantearon los problemas de pobreza y degradación del globo. Estos problemas no han tenido la debida urgencia y atención en las políticas de muchas naciones. Por eso la participación de unas mil ONG, ciudadanos, académicos, gente de negocios ( de modo oficial y no oficial), convierten a esta Conferencia en un ‘Forum global’.

En 2001, la Hna. Helen Ojario, O.Carm. y un servidor estuvimos en varias de la reuniones preparatorias de la Conferencia de Monterrey (llamada Monterrey Consensus). Aprendimos mucho porque en ellas pudimos constatar experiencias de primera mano del trabajo de las Naciones Unidas.

El camino para Johannesburgo comenzó en Bali, Indonesia, donde también estuvimos la Hna. Helen y yo fuimos como miembros del grupo de la Universidad Loyola de Nueva Orleáns. El tema, preconizado por la FAO, era ‘Agricultura y desarrollo rural’ (SARD). El criterio para la agricultura era reducir la vulnerabilidad de la agricultura en algunos sectores donde la naturaleza es adversa.

Tras haber hablado con colegas de Sri Lanka, Sud África, Egipto, Brasil, Filipinas e Indonesia, se llegó a la conclusión de que un modelo económico mundial debía tener en cuenta la agricultura y a los trabajadores indígenas. Este fue nuestro modelo en las áreas urbanas y rurales de cara a un desarrollo de las naciones.

En Bali pudimos constatar la realidad de las relaciones humanas en el mundo. La tensión existente entre países desarrollados y subdesarrollados están evidentes en el lenguaje y en los documentos de Bali.

Desde este encuentro de Bali, la Hna. Helen y yo, hemos trabajado en Manila, Filipinas. Hubo un Encuentro en el Titus Brandsma Center organizado por el P. Bernard Roosendel. El P. Roosendal reunió durante toda una tarde a miembros de las Orden del Carmen, religiosos y laicos, y otras personas interesadas en la justicia social, con los cuales se tuvo un diálogo muy participado.

La reunión tuvo como tema la Labor de Justicias y Paz en la Aldea Global, ofreciéndonos esto la oportunidad, tanto a la Hna Helen como a mí, de exponer los puntos de vista de Bali. Después presentamos la programación de la Agenda para la Cumbre de Johannesburgo. El resto del tiempo lo empleamos dialogando sobre la economía local de acuerdo con lo que habíamos hecho en Bali.

Durante el diálogo pudimos observar cómo muchos de los presentes estaban poniendo en práctica el mismo programa de desarrollo económico, esto hizo que el diálogo fuera más fructífero y enriquecedor.

El camino hacia Johannesburgo continua y, a través del mismo, podemos descubrir el camino para que haya un lugar para todos en nuestro mundo.

A muchos puede parecerles la serie de conferencias de las Naciones Unidas, sobre todo a tan gran escala, una fiesta-conferencia extravagante. Pero esto puede contribuir para que muchos líderes y políticos mundiales cambien sus puntos de vista da cara a un futuro global.

Jane Remson, O. Carm.
New Orleans, Louisiana, USA

(tomado de Global Network for Justice Bulletin [vol 1, number 9; Junio 2002] Para más información, ver: carmelitas.info/ong).


CARTA AL DIRECTOR

Hablando honestamente, estoy en desacuerdo con la descripción de la nueva y joven ONG carmelita (Organización No Gubernamental) tal como aparece en el artículo de CITOC (cfr. Marzo-Abril 2002). Si no estoy equivocado, esta es la primera vez que CITOC presenta a los Carmelitas como una ONG con un artículo de una pagina y media.

No conozco el Acton Institute ni a su director, P.Robert Sirico. Quizás sea yo un idealista a pesar de mi pequeña experiencia en el Sur. Básicamente no veo conexión entre los sucesos económicos, sociales, culturales y políticos en nuestro mundo actual.

Pondré un ejemplo. "El P. Sirico despacha la contención activista anti-globalización diciendo que la división entre ricos y pobres está creciendo y que los ricos siempre se enriquecen con el trabajo de los pobres". Y añade: "Todo es un estamento popular, pero la evidencia no se puede negar".

¿De qué evidencia habla? Voy a citar al Banco Mundial. "La deuda de los países en 1970 era de 62 billones dólares(US$). Creció de 1970 a 1980 hasta alcanzar la cifra de 481 billones dólares (US$). El total de la deuda en 1996 era de más de 2 trillones de dólares (US$)". (Fuente: World Bank, World Debt Tables. The Globalization of Poverty by Michel Chossudovshy, p. 45.)

¿Cuáles son las consecuencias de este crecimiento de la deuda? ¿Quién la paga?

Me parece que el P. Robert no tiene idea acerca de la internacionalización o reformas macro-económicas, la tarea de la economía barata, de la global geopolítica, de la polarización social y concentración de la riqueza, del papel global de las Instituciones, del Fondo Monetario Internacional (IMF), del genocidio económico, de la destrucción de la economía nacional, etc.

El P. Robert puede leer y estudiar si quiere el libro de Chossudovsky y se comprenderá la realidad de Perú, Brasil, Vietnam, Filipinas, India, Bangladesh, Bolivia, y otros Países del Sur.

Sinceramente,

Bernard Roosendaal, O. Carm.
Filipinas.


 

 VOLVER A EL INDICE DE ESTE NUMERO  |  VOLVER A LA ONG CARMELITA


INDICE DE PÁGINAS WEB CARMELITAS
carmelites.info  |  carmelitas.info  |  carmelitani.info