n. 3   luglio - septiembre 2006


Curso de formación permanente que analiza la importante reforma de la Orden

La cultura Carmelita actual continúa siendo influenciada en buena parte por el espíritu de la Reforma Turonense

Después de la reforma Carmelita de Sta. Teresa en España, tuvo lugar en Francia una reforma similar, denominada Reforma Turonense. Aunque su impacto en la Orden fue de igual importancia a la de la reforma española, permanece relativamente desconocida. Aún mucho de nuestra espiritualidad y costumbres hoy pueden encontrar su origen en la reforma francesa del siglo XVII. Las Constituciones de la Orden de 1904 y 1930 muestran repetidas influencias de Touraine.

La Comisión Internacional de formación organizó del 23 de enero al 5 de febrero, 2006, un curso sobre la Reforma Turonense para toda la Familia Carmelita en la Domus Carmelita. Hubo participantes de Europa, América del Norte y del Sur y África. El curso comenzó con una introducción general de la sociedad, Iglesia y Orden del tiempo que abarcaban los temas centrales de la reforma.

El P. Emanuele Boaga, historiador de la Orden, explicó que los orígenes de la reforma se remontan a un grupo de Carmelitas franceses cuyos dirigente fueron Behourt, Thibault y después Charpentier, quien solicitó y obtuvo permiso del Prior General para iniciar un estilo de vida "observante," centrado en el convento de Rennes. La comunidad de Rennes renovó sus votos, según la nueva reforma, en 1608.

El P. Romero de Lima Gouvea, miembro de la Delegación Francesa, y el P. Sanny Bruijns, de la Provincia Holandesa, trazaron después la fisonomía de la reforma. El P. Romero es un experto especialista en la mística de Juan de S. Sansón. Habló sobre el método de la oración aspirativa de Juan de S. Sansón.

El P. Sanny habló de la doctrina mariana de la terciaria Marie Petyt y su padre espiritual, Miguel de S. Agustín, autor de la famosa Vitae Marieforme que tan gran influencia ejerció en S. Luis Griñon de Monfort.

Hay otros autores de Touraine que son aún relativamente desconocidos, como Marcos de la Natividad, Mauro del Niño Jesús y Domingo de S. Alberto, por nombrar unos pocos. El P. Michael Plattig, director del Centro de Espiritualidad de Münster, Alemania, expuso un resumen de las contribuciones de estos Carmelitas a la Orden a través de su doctrina sobre la oración y métodos de oración.

Según el P. Emanuel Boaga, la importancia de la Reforma Turonense radica en el hecho de que, justo cuando la Orden estaba desapareciendo en los años 1800 debido a la supresión, el espíritu de Touraine sobrevivió por ser parte de la ley de la Orden y, de este modo, a diferencia de otras reformas anteriores, prosperó de un modo único para "reformar" todo el Carmelo.


Romero de Lima Gouvea, miembro de la Delegación Francesa que estudia en Roma, insiste en un punto. Fue uno de los varios expertos que participaron en el curso de formación permanente sobre la Reforma Turonense.

Miembros del curso a San Pedro en Vaticano.


Luccio Zappatore, O. Carm, compone una nueva canción para el 150º Aniversario de la Madonna del Carmine en Bagnara, Calabria

Siguiendo la tradición de la Orden de crear música reflexionando su particular espiritualidad y piedad, el P. Luccio Zappatore, miembro de la Provincia Italiana, compuso una canción para conmemorar el 150º Aniversario de la Madonna del Carmine en Bagnara, Calabria.

Con el título de Gloria del Líbano, el texto del estribillo está basado en el pasaje de Is 35,2 que es uno de las más antiguas antífonas carmelitas. Los versos se centran en tres temas de la espiritualidad Carmelita y se hallan en la carta del Papa Juan Pablo II a la Familia Carmelita con ocasión del 750º Aniversario del Escapulario. El primer verso es el gesto de María cuando entrega el escapulario que es la continuación de su gesto de amor al envolver el recién nacido Jesús en su vestido. El segundo verso es acerca de María, quien, al pie de la cruz, viene a ser la madre de todos los hombres. El tercer verso recordaba la ascensión de la montaña, que es una figura de Jesús, guiado por María. Este tema se basa en la oración colecta de la misa de la fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

La canción puede ser escuchada en internet en: www.mariareginamundi.191.it/gloria del libano.htm




Reestructuración del altar de la iglesia Carmelita de Santa María de Traspontina - La iglesia Carmelita de Santa María de Traspontina, situada en la Via de la Conciliazione, que lleva a la Plaza de S. Pedro del Vaticano, puso en marcha recientemente alguna reestructuración del altar y del ambón. Este arreglo realizado, y mostrado más abajo, permite ahora una vista más clara del altar principal ,que fue designado por Carlo Fontana, y deja mucho más espacio para los ministros de la eucaristía y de las otras celebraciones religiosas. La iglesia dedicada a S. Alberto de Sicilia, con arte de Antonio Pomarancio, fue recientemente restaurada. (Foto por cortesía de Mariusz Placek, O. Carm.)

 

Toques de pintura, trozos de cristal y una nueva creación

Durante el Congreso Internacional sobre Vida Consagrada en Roma, Italia, se estableció un grupo de trabajo sobre el tema "Las Bellas Artes: imaginar y expresar una nueva canción". Muchas personas se detenían ante la minúscula sala de trabajo para decirnos que querían formar parte de nuestro grupo de trabajo, pero habían "sencillamente temas más importantes". Era obvio que algunas personas entendían que las bellas artes son una actividad que se hace después de concluir el apostolado verdadero. Vimos claro que uno de los retos para la comprensión futura es hacer ver que las bellas artes son un apostolado, crítico y colaboradora con las otras tareas como construir la paz, la inculturación y hasta la de construir la comunidad.

Nosotros fuimos una pequeña voz en el Congreso. Fuimos la pequeña voz que interpelaba a que las canciones sean cantadas, la liturgia sea ofrecida con gracia y belleza, las pinturas, los tejidos, las esculturas y las vidrieras sean creadas y el nuevo lenguaje sea moldeado para el futuro de la vida consagrada en nuestra Iglesia y su apostolado en nuestro mundo.

En sus muchas y diversas formas, la vida consagrada es fundamentalmente una realidad de vidas comprometidas en el estudio de Dios. La belleza es una revelación de Dios. A Dios se le encuentra en sí mismo en la armonía y simplicidad de la belleza. En nuestro mundo tan amenazado por la violencia, los abusos y la marginación, la belleza y el arte son iconos de esperanza para toda la gente. La "crisis de la belleza" en nuestro mundo interpela a un nuevo lenguaje y nueva veneración por los artistas que pueden hablar, imaginar y crear una nueva imagen y visión de nuestro mundo. Nuestros artistas son quienes más profundamente valoran las culturas y pueden ser los principales inculturadores del evangelio en las otras culturas distintas a las suyas propias.

Es esencial cultivar las bellas artes en las comunidades de vida consagrada y venerar los dones artísticos de nuestros miembros. El cultivo de las bellas artes y artistas es un antídoto contra la violencia y el mal de nuestro mundo y es una parte integral de acción para la justicia. Serán los artistas que hay entre los nuestros quienes vean y hablen de lo nuevo y lo profético. Cuando las palabras de negociación fallan, algunas veces la mutua apreciación de algo que es bello, una historia que se cuenta, una canción que se comparte, permitirán salir del punto muerto de la negociación.

Ya que muchas de nuestras culturas valoran a las personas por lo que pueden producir o no, los artistas desafían a las comunidades de vida consagrada con respecto a la mentalidad prevalente de la productividad económica. Lo bello se crea no se produce; lo bello lleva su tiempo para ser imaginado con calma y expresado creativamente. El tiempo artístico no es un vacío que tenga que ser llenado con la actividad sino un espacio en que uno espera con paciencia una visión y una nueva percepción.

Los artistas ayudan a crear los espacios bellos en las comunidades de vida consagrada donde se encuentra a Dios. Este es uno de los grandes tesoros de la tradición cristiana católica: los espacios de oración son adornados con signos sacramentales de la presencia y amor de Dios. Los artistas nos ayudan a celebrar la liturgia y el año litúrgico con los símbolos de nuestra tradición vista con nuevos ojos y expresadas con nuevas palabras ya que Dios se encarna en cada tiempo y cultura. Y los artistas ayudan a narrar las historias sagradas de nuestra tradición al corazón y al alma de las nuevas personas y nuevas culturas que nos escuchan como nosotros les escuchamos a ellas.

En nuestro mundo roto, violento y consumista es necesario que el diálogo entre la vida consagrada y el mundo transcurra en modos más profundos que el simple intercambio de palabras. Nuestros artistas dan forma a la contribución de la vida consagrada a la nueva tierra por la música, la pintura, el cristal, las piedras y las palabras.
Esta comunicación de la belleza hará nacer la alegría y la vida en medio de la violencia y la muerte. El arte es básicamente una expresión pascual de la pasión de la vida consagrada por Cristo y pone de manifiesto el incesante deseo de traducir esa pasión de Dios a nuestra pasión por toda la humanidad.

En nuestro empeño por hacer la vida consagrada una experiencia viable para el futuro de nuestra Iglesia, podemos siempre recordar a aquellos artistas que están entre nosotros que nos ayuden a imaginar y formar el futuro de nuestras comunidades y su relevancia en el mundo.

Adaptado de un artículo de Stephen Glodek, SM
Provincial, Marianista de la Provincia de los Estados Unidos


Vidriera dedicada a S. Alberto de Jerusalén en la parroquia de S. Juan de la Cruz, Missasauga, Canadá.

La Madonna y el Niño Jesús con historias de la vida de Sta. Ana pintado por el Carmelita Fr. Filippo Lippi en 1452;

Dibujo de Marc Chagall del Rey David.



VOLVER A EL INDICE POR 2006  |  VOLVER A EL INDICE PARA ESTE NUMERO


INDICE DE LOS SITIOS WEB CARMELITAS

carmelites.info  |  carmelitas.info  |  carmelitani.info