Conmemoración Solemne de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo

16 de julio de 2005
Prot. 230/2005

Queridas Hermanas:

Con ocasión de la Conmemoración Solemne de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, Patrona de la Orden, que a través de los siglos siempre veló por su Carmelo, os envío mi mejor felicitación.

La Iglesia y el mundo han vivido recientemente grandes acontecimientos. El eco que siguió a la muerte del Papa Juan Pablo II, nos cogió a todos de sorpresa. Nadie podía prever que tres millones de personas, venidas de todos los ángulos de la tierra, se habrían reunido para los funerales de Papa. El cardenal Ratzinger tuvo una homilía muy hermosa durante la Misa exequial. Cuando los Cardenales se reunieron para el Conclave, todos nos preguntamos quién sería elegido Papa, y ante la rapidez de la elección por los Cardenales, también quedamos sorprondidos. Me encontraba en Portugal y volví a Roma el primer día del Conclave. Decidí ir a la plaza de S. Pedro para conocer el resultado de las votaciones. Cuando llegué a la plaza, la gente estaba agitada y había en el aire una cierta excitación. Pude ver la fumata. Era blanca, pero las campanas no repicaban para confirmar la elección del Papa. Tras doce minutos de indecisión, las grandes campanas de la Basílica de San Pedro comenzaron a replicar y la excitación creció, así como el gentío, que llegaba desde la plaza hasta más allá de la Vía de la Conciliazione.

Estuve presente en la Misa Exequial del Papa y también estuve en la Plaza de San Pedro con ocasión de la Misa con la que comenzaba el ministerio petrino el nuevo Papa. Las dos ocasiones fueron hermosas. Me impresionó, además, la gran organización de Roma, que supo hacer frente de forma admirable a la acogida de las muchedumbres que vinieron en las dos ocasiones.

El nuevo Papa, Benedicto XVI, desarrolla con paz su nuevo trabajo. Su estilo es diferente al del Papa Juan Pablo II, pero su ministerio es el mismo: confirmar en la fe a sus hermanos y hermanas. Es un gran teólogo y puede hablar, al mismo tiempo, de temas profundos con un lenguaje sencillo. Envié una Carta de felicitación al nuevo Papa, asegurándole que toda la Orden del Carmen ora por él.

He estado de viaje desde Navidad, como es habitual. El Consejo General había reservado unos días libres en su agenda, en vista a la Beatificación de la Madre Crocifissa, fundadora de las Carmelitas Misioneras de Santa Teresa del Niño Jesús. El gran día había sido fijado para el 24 de abril, pero, como sabéis, acaecieron los acontecimientos dichos más arriba y justo el 24 de abril tuvo lugar la Misa de inicio del ministerio petrino del nuevo Papa. Estamos a la espera de una nueva fecha. El nuevo Papa ha decidido que presidirá las ceremonias de Canonización, mientras que delegará a otros la ceremonia de las Beatificaciones. Lógicamente, lo importante es que cuando tenga lugar la Beatificación [CITOC-online n. 76], el Carmelo tendrá un nuevo modelo de vida en la fidelidad a Jesucristo, bajo la guía de la Bienaveturdada Virgen María.

Las monjas de clausura también han tenido acontecimientos recientemente. Se están abriendo nuevas fundaciones de monasterios: en Biella (norte de Italia), en la República Checa, un nuevo monasterio en Kenia y en Rumania. También está en estudio la fundación de un monasterio en Fátima, Portugal, y hay deseos de que las monjas carmelitas de clausura se restablezcan en Francia. A pesar de este período de escasez de vocaciones, el Señor está bendiciendo a la Orden. Hay que recordar que la Iglesia es esencialmente misionera y, por consiguente, también la Orden debe ser misionera. La vocación de la monja de clausura es misionera. Vuestra Constituciones afirman que vuestra vida "testimonia con fuerza y simplicidad las realidades de la fe" (n. 9). En nuestros días, en los cuales la fe está amenazeda por el secularismo, el mundo tiene necesidad de testimonios auténticos. Vuestra oración y vuestro amor van más allá de los muros de vuestros monasterios y, de modo misterioso, llegan a muchas personas que son insensibles antes las homilías o las cuestiones de religión. En el período que va desde la muerte del Papa Juan Pablo II a la elección del Papa Benedicto XVI ha aumentado enormemente el interés por los sitios católicos en Internet. En nuestro mundo hay hambre grande espiritualidad; un medio muy importante para llegar a la gente hoy es Internet. Es un mercado global en el que también los carmelitas tienen que dejar oír su voz.

La Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo es un gran modelo para todos los carmelitas. Ella conservaba todo en su corazón (Lc 2, 51). A los pies de la cruz se ofreció conjuntamente al sacrificio de su Hijo. Allí se convirtió en la Madre de la Iglesia y todos estamos invitados a acogerla en nuestra corazón. Ella nos enseña a mirar a Cristo y a seguir sus huellas. Oremos unos por otros, para que podamos ser fieles a nuestra vocación de carmelitas.

Que con motivo de la Conmemoración Solemne de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo podáis experimentar el amor de nuestra Madre, la cercanía de nuestra Hermana y la protección de nuestra Patrona.

En Cristo,

Joseph Chalmers, O. Carm.
Prior General

 
     
     
     
     

INDICE DE LOS SITIOS CARMELITAS
carmelites.info   |   carmelitani.info   |   carmelitas.info


© 2005 CURIA GENERALIS CARMELITARUM
COMISION GENERAL PARA LAS COMUNICACIONES
ROMA, ITALIA